Discos de freno

     El freno de disco es un sistema de frenado usado normalmente para ruedas de vehículos, en el cual una parte móvil (el disco), solidario con la rueda que gira, es sometido al rozamiento de unas superficies de alto coeficiente de fricción (las pastillas), que ejercen sobre ellos una fuerza suficiente como para transformar toda o parte de la energía cinética del vehículo en movimiento, en calor, hasta detenerlo o reducir su velocidad, según sea el caso. Esta inmensa cantidad de calor ha de ser evacuada de alguna manera, y lo más rápidamente posible. El mecanismo es similar en esto al freno de tambor, con la diferencia de que la superficie frenante es menor pero la evacuación del calor al ambiente es mucho mejor, compensando ampliamente la menor superficie de frenado.

     Existen diferentes tipos de discos de freno. Algunos son de acero macizo mientras que otros están rayados en la superficie o tienen agujeros que los atraviesan. Estos últimos, denominados discos ventilados, ayudan a disipar el calor.

Pastillas de freno

     Las pastillas de freno están diseñadas para producir una alta fricción con el disco. El material del que estén compuestas determinara la duración, potencia de frenado y su comportamiento en condiciones adversas. Deben ser reemplazadas regularmente, y muchas están equipadas con un sensor que alerta al conductor cuando es necesario hacerlo. Éstas llevan un material que cierra un circuito eléctrico que hace que se ilumine un testigo en el cuadro de instrumentos del vehículo. Otras simplemente tienen una pieza de metal que provoca que suene un chillido cuando están a punto de gastarse.

Solicite presupuesto sin compromiso de discos y pastillas de freno para cualquier marca y modelo de vehículo. Pinche aquí.


Llamar

E-mail

Cómo llegar