Lubricación.

Marcas y graduaciones de aceites con las que trabajamos.

     El aceite de motor es un lubricante que se usa en motores de combustión interna de todo tipo de vehículos. En los motores hay componentes que se mueven a distancias muy reducidas causando fricción, provocando así la pérdida de energía de movimiento. El contacto entre superficies en movimiento también desgasta los componentes, llevando a una reducción de la eficiencia y en una degradación del motor. Esto, a su vez, supone un aumento del consumo de carburante, reduce la potencia del motor y produce una avería irreversible del motor al poco tiempo de funcionamiento, como puede ser el gripaje.

     El aceite lubricante crea una película separadora entre las superficies móviles adyacentes para minimizar el contacto directo, el desgaste y la producción de calor, protegiendo así al motor. Gracias a la buena conductividad de calor del aceite, al ponerse en contacto con una superficie caliente, absorbiendo parte del calor para transmitirlo a otro sitio, normalmente al aire o a un disipador de calor de algún tipo.

     En los motores de gasolina el anillo de compresión superior puede llegar a exponer el aceite de motor a temperaturas de hasta 160 °C. En los motores diésel el anillo superior puede exponer el aceite a temperaturas superiores a los 315 °C. Los aceites de motor con índices de viscosidad superiores se debilitan menos a altas temperaturas.

     Recubriendo componentes metálicos con aceite se evita su exposición al oxígeno, evitando así su oxidación a altas temperaturas, salvaguardando al motor de la corrosión. También pueden añadirse al aceite inhibidores de corrosión (aditivos), para ayudar a este a cumplir mejor aún su función. Muchos aceites de motor tienen aditivos detergentes y dispersantes para mantener el motor limpio y minimizar la formación de compuestos sólidos grasientos.

     El roce de componentes metálicos produce, inevitablemente, partículas metálicas microscópicas. Estas partículas podrían desplazarse en el aceite causando una mayor erosión y desgaste de las piezas móviles. Precisamente para filtrar esas partículas existen los filtros de aceite. Una bomba de aceite alimentada por el motor del vehículo se encarga de bombear el aceite a través del filtro.

          En CEDIEL-SIRGO trabajamos las gamas Castrol ProfessionalCepsa , BP y Total Ineo en las graduaciones más empleadas por los vehículos actuales.

     Para cualquier consulta o solicitar presupuesto sin compromiso de cambio de aceite y filtros, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Pinche AQUÍ y le contestaremos lo antes posible.


Llamar

E-mail

Cómo llegar